First slide

Catástrofes

A lavar ropa para aprovechar la inundación (1996)

  • Lugar: Algarrobo, Magdalena
  • Autor: Pedro Cantillo
  • Año: 1996
  • Tipo de licencia: Public Domain
  • Compartir:

La señora Ena Martínez, así como muchas señoras de Algarrobo (Magdalena), aprovechó la inundación de junio de 1996 para lavar la ropa al frente de la casa y no tener que desplazarse hasta el río con la tabla y el manduco –el palo de madera con que golpean la ropa para sacarle el mugre–, que siempre pesaban y estorbaban. Ya habían pasado tres días desde que las aguas del Ariguaní se habían metido al pueblo, y la tragedia terminó convertida en recocha porque no hubo ni víctimas ni grandes daños que lamentar.

“Un día de ese mes que nadie recuerda con exactitud, empezó a correr por el pueblo “el ‘runrún’ de que se iba a meter el río, hasta que se metió”, cuenta doña Rubiela Anaya, sobrina política de la mujer que se ve en la foto. El agua duró “un poco de días” en el pueblo, porque no había ni motobombas ni la tecnología para evacuarla. Entonces los paisanos aprovecharon que al tercer día de la inundación el agua “empezó a bajar clarita y pura” para lavar la ropa y hasta bañarse, porque por esos años no había acueducto en Algarrobo.

Pedro Cantillo, esposo de Rubiela Anaya, fue el autor de esta foto. Él siempre andaba por ahí con su cámara tomándoles fotos a los hijos, a los sobrinos, y a cualquiera de la familia que quisiera posar de buena gana y con una sonrisa, como en efecto lo está haciendo doña Ena.

La señora Rubiela dice que esa fue la primera gran inundación en la historia reciente del pueblo, y que lo más grave que aconteció fue que algunos vecinos no alcanzaron a montar los colchones al techo y tuvieron que darlos por perdidos. Después de eso vinieron otras inundaciones, y una de ellas se hizo memorable por lo trágica. A una mujer que estaba recogiendo arena del río, precisamente para hacer una trinchera en su casa y protegerla de las crecientes, la cogió una avalancha y nunca volvió a aparecer.

“Se llamaba Dolores”, recuerda.

¿Quieres ver cómo luce este lugar hoy? Haz clic aquí. 


×
A lavar ropa para aprovechar la inundación (1996)